¿DE CUÁNTOS MODOS SE PUEDEN TRATAR LOS TUMORES?

Como se ve en la FIGURA 5, los tratamientos a disposición para un enfermo de cáncer se dividen en:

  • los que eliminan o combaten el cáncer, llamados tratamientos antineoplásicos (antitumorales);

 

 

Fig 5. Los tratamientos de los enfermos de cáncer
  • La cirugía: es la disciplina príncipe, la que permite la curación de la mayoría de los cánceres. Es muy eficaz cuando los tumores están en el estadio inicial y localizado. Sin embargo, la cirugía también tiene un papel importante para la paliación de condiciones especiales como las oclusiones intestinales, operaciones ortopédicas para fracturas óseas provocadas por metástasis, etc.

  • La radioterapia, en las distintas formas (radioterapia externa, estereotáctica, braquiterapia, radioterapia metabólica) como la cirugía, actúa locamente, no en las condiciones de diseminación de la enfermedad. Puede llevar a la curación de pequeñas lesiones bien circunscritas. También puede ser un añadido a la cirugía cuando esta no consigue eliminar completamente el tumor, pero deja en su sede una pequeña cantidad ( R-1 o R-2) (LA CIRUGÍA). También es muy útil para reducir el dolor u otras complicaciones provocadas por metástasis, aunque estén circunscritas (clásica es la eficacia de la radioterapia en las metástasis óseas dolorosas).

  • La quimioterapia: tiene ya 70 años y es aún irrenunciable para el tratamiento de casi todos los tumores, sola o en combinación con los demás tratamientos. En general, se usa después de la cirugía como prevención de las recaídas (terapía adyuvante), contribuyendo a la curación de los tumores en porcentajes de 10-20 % y más (POSIBLE TRATAMIENTO ADYUVANTE (PREVENTIVO) TRAS LA CIRUGÍA).O bien se emplea en la fase avanzada metastásica de la enfermedad para mejorar la calidad de vida y prolongar durante meses o años la vida de los pacientes. Tiene efectos adversos importantes aunque de un régimen a otro puede haber diferencias muy grandes en términos de tolerabilidad.

  • La hormonoterapia: tiene un largo amplio gracias a la toxicidad mucho inferior con respecto a la de la quimioterapia. Sin embargo, es eficaz solo en los tumores llamados hormonodependientes, por tanto, los de próstata, de mama, de útero y de ovario. Como la quimioterapia, puede utilizarse tanto en la prevención de las recaídas (tratamiento adyuvante) como para la paliación (tratamiento no curativo) durante la fase avanzada de los tumores.

  • Las terapias biológicas: comprenden las terapias moleculares dirigidas o diana y la inmunoterapia. Descubiertas recientemente, ahora son ya muy eficaces y prometedoras para el futuro próximo (LAS NUEVAS TERAPIAS BIOLÓGICAS).

Por lo que atañe a los tratamientos de apoyo, se remite a la sesión dedicada (LA IMPORTANCIA DE LAS TERAPIAS DE APOYO).

Para garantizarle una mejor experiencia de nuestro sitio web utilizamos cookies. Para obtener más detalles o para administrar el consentimiento, haga clic aquí.